Nuestros teléfonos y sus aplicaciones están pensados para ofrecernos recompensas breves que hacen que estemos pegados a ellos más tiempo en lugar de leer, disfrutar del momento o simplemente aburrirnos

 

 

Agencia

Municipiossur.com

¿Por qué terminamos revisando Facebook, Instagram, Twitter… y de nuevo Facebook cuando inicialmente solo queríamos ver el tiempo?

Ocurre que la adicción a los teléfonos de usos múltiples es algo planificado. Piense en la constante andanada de notificaciones, los llamativos diseños de las aplicaciones y todos los “me gusta”, los seguidores y los premios que dan los juegos. Nuestros teléfonos y sus aplicaciones están pensados para ofrecernos recompensas breves que hacen que estemos pegados a ellos más tiempo en lugar de leer, disfrutar del momento o simplemente aburrirnos.

Algunas empresas están levantando un poco el pie del acelerador ante las preocupaciones expresadas por usuarios y expertos. El próximo sistema operativo de Google, por ejemplo, tendrá una opción de “wind down”, o relajamiento, por la que la pantalla se tornará automáticamente gris a la hora de dormir. Otra herramienta activará la función “no molestar” cuando uno apoya el teléfono con la pantalla hacia abajo en una mesa.

La mayoría de los teléfonos Android recibirán este sistema probablemente a fin de año y no está claro si Apple planea algo parecido.

De todos modos, hay algunas cosas que uno puede hacer para limitar el uso del teléfono:

Limitar las notificaciones: Tanto iPhone como Samsung tienen puntos rojos anunciando mensajes, noticias y actualizaciones. “El rojo es un color que inmediatamente llama la atención”, dice el Centro para una Tecnología Humana que promueve una relación más saludable con la tecnología menos dependiente.

Otros Android con la versión más reciente, Oreo, tienen puntos más pequeños. No muestran números y los colores son más sutiles, pero la idea es la misma: tentar para abrir la aplicación.