El videojuego se ha convertido en la primera opción de ocio de los españoles. El pasado año, volviendo a números récords, movió unos 1.163 millones de euros

 

Agencia

Municipiossur.com

El videojuego se ha convertido en la primera opción de ocio de los españoles. El pasado año, volviendo a números récords, movió unos 1.163 millones de euros, pero la industria de la producción y desarrollo todavía no se ha consolidado. Quedan, como principales retos, cambiar de perspectiva y centrarse en la monetización. Es necesario, reconocen los expertos, abandonar definitivamente los miedos y pensar en clave empresarial, una vocación escasamente arraigada en el término «indie, generalmente relacionado con libertad y creaciones minoritaria. En España todos coinciden: hay buenas ideas, talento, pero no la estructura para hacerlas prosperar.

Pese a la percepción social, la industria de la producción no ha levantado siquiera los cimientos. Surgen empresas, pero la gran mayoría quedan condenadas al ostracismo o, simplemente, acaban cerrando por ser inviables. Este año, algunos proyectos interesantes como RiME, del estudio madrileño Tequila Works (“The Sexy Brutale”), atrajo a la crítica por su cuidado diseño artístico y su evocadora narrativa. Pero hasta junio, los datos más actuales, se habían registrado unas ventas de poco más que 3.000 unidades. Una ínfima cantidad comparado, lógicamente, con las grandes superproducciones que soportan la industria a nivel mundial. Habrá que ver de cerca un título que tiene todo para triunfar. Se trata de “Metroid Samus Return”, un reinicio de la célebre saga de videojuegos. Nintendo le encargó al estudio español Mercury Steam, que ya estuvo detrás de “Castlevania: Lords of Shadow”, este proyecto para adaptarlo a la consola 3DS. Y el resultado es magnífico.

En los últimos años habían aparecido magníficos títulos como “Nihilumbra” (Beautyfun), “Unepic” (Francisco Téllez), “Maldita Castilla Ex” (Locomalito), “Ziggurat” (Milkstone Studios), “Blues and Bullets” (A crowd of monsters), “Dead Synchronicity” (Fictiorama Studios) o “Anima: Gate of memories” (Anima Project) que demuestran que pese a las dificultades sobresalen las buenas ideas.

En esta segunda juventud del videojuego patrio hay que prestar a atención a otros casos pasados. Este año, FX Interactive, una empresa editora independiente española, que estuvo detrás del simulador PC Fútbol, se declaró insolvente y con una deuda acumulada de más de 50.000 euros.

Remar hacia adelante es difícil y quedarse varado es lo más probable. Conforme avanzan, una nueva camada de creadores y profesionales formados han iniciado su andadura desde incubadoras de negocio que sirven de fomento y ayuda para el desarrollo final de proyectos. Madrid, Barcelona, Bilbao o Málaga anidan algunos estudios interesantes.