La decisión “beligerante” del IFT contra Telmex parece indicar “que les afectaron algún negocio” porque en Telmex “están enojados”

Municipiossur.com

Agencias

El secretario general del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM), Francisco Hernández Juárez, anunció que debido a la decisión del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) de partir en dos a Teléfonos de México (Telmex) y seguirla sancionando para el uso de su infraestructura, a partir del martes 21 de marzo se empezarán a movilizar.

“Vamos a salir a la calle todos los días. Vamos a estar en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, a donde sea necesario. Nosotros vemos que nos quieren romper la cara, pues vamos a actuar. Si eso quieren, lo vamos a hacer”, indicó en entrevista con Apro.

Destacó que el martes empezaron la elaboración de una agenda de actividades, primero con algunos desplegados apoyados por organizaciones que se van a solidarizar con los telefonistas “y después el calendario de actividades que vamos a desplegar de aquí al 25 de abril”, día que emplazarán a huelga.

En su opinión, la decisión “beligerante” del IFT contra Telmex parece indicar “que les afectaron algún negocio” porque en Telmex “están enojados”.

Agregó que la empresa quería demostrar que el propósito central de la negociación con el IFT era que no se subsidiaran las empresas extranjeras, sin que esto necesariamente repercutiera en mayores inversiones y en tarifas para los usuarios y mejores servicios, pero “la empresa quiso ir más allá de lo que IFT pedía que era sólo la separación administrativa creando una empresa con una administración que generara las condiciones para que la red externa fuera a ser usada por la competencia”, indicó.

Sin embargo, la empresa quería “ir más allá” para que se usara la red funcional si le permitían competir con tarifas que el mercado estableciera, con tarifas competitivas, que no la obligaran a subsidiar a la competencia y que le permitieran financieramente estar sana y poder mantener el nivel de inversiones que una empresa como Telmex necesita.

“La empresa se sentía confiada creyendo que con una propuesta así el IFT le dijera que sí, pero el IFT lo único que tomó fue la parte de la separación funcional y mantuvo todas las demás sanciones a la empresa, al grado que le obliga a mantener tarifas por abajo de su costo y a no poder ofrecer tarifas más bajas que sus competidores, o sea el IFT está proponiendo alzarle las tarifas”, dijo.