Luego de la detención de su esposo, huyó España, el 2 de junio pasado, y México activó la ficha roja de Interpol para conseguir su localización

Municipiossur.com

Agencias

La Audiencia Nacional resolvió la extradición a México de la española Isabel Mazarro Gómez de Santiago, país que la solicita por su presunta implicación en la organización de secuestradores que encabezaba su esposo Raúl Julio Escobar Poblete, el chileno detenido en Guanajuato, México, y quien en su juventud actuó como el “Comandante Emilio” en sus actividades guerrilleras en el denominado Frente Patriótico Manuel Rodríguez.

La defensa de Mazarro tenía hasta el día de hoy como fecha límite para presentar un recurso de súplica para evitar la extradición, extremo que aún no se confirma, sin embargo, desde la vista de extradición del pasado 5 de marzo, la defensa de la española manifestó que no quiere ser entregada a México, bajo el argumento de que ahí no tiene arraigo.

También dijo que pidió la nulidad del matrimonio con Escobar Poblete al quedar al descubierto, con su detención en México, que su marido es perseguido por la justicia de Chile. Pidió expresamente que, en caso de ser juzgada, sea en España.

Asimismo, su abogada María Ángeles López Álvarez alegó el temor de sufrir algún tipo de maltrato en México, ante los informes internacionales que hablan sobre este tema.

Pese a la argumentación de la mujer, la sala Penal de la Audiencia Nacional concedió la entrega a México.

Tras la resolución de la Audiencia Nacional, el caso pasará al gobierno de la nación. El tema tendrá que ser presentado, mediante el Ministerio de Justicia, al Consejo de Ministros.

La prensa mexicana y también la española bautizaron a Mazarro Gómez de Santiago como la “secuestradora del ataúd”, porque la banda en la que participó supuestamente introducía a sus cautivos en ataúdes.

Luego de la detención de su esposo, huyó España, el 2 de junio pasado, y México activó la ficha roja de Interpol para conseguir su localización.

Como lo explicó Apro, las primeras pesquisas la ubicaron en Alicante, gracias al uso de una tarjeta bancaria, y después se volvió a detectar en Gijón, Asturias, donde fue detenida en octubre pasado.

De inmediato fue puesta a disposición judicial, a la espera de que México presentara la documentación necesaria para poner en marcha la extradición.

Las investigaciones en México demostraron que esta española de 40 años formaba parte de la organización de secuestradores de su esposo Raúl Julio Escobar Poblete.

En febrero pasado, la Audiencia Nacional modificó la situación de libertad de la que gozaba a raíz de que México y la Fiscalía española pidieron su detención para garantizar el cumplimiento del Tratado en caso de que se concediera la extradición.

En la petición, a la que este medio tuvo acceso, se alude a la gravedad de los hechos por los que se le reclaman y por el altísimo riesgo de fuga de Mazarro, quien en México podría enfrentar una condena de hasta 90 años de prisión.

Uno de los argumentos para tomar esta decisión fue el hecho de que la mujer viajó de México a España el 2 de junio pasado, dos días después de la detención de su esposo y por hechos por los que ella también es reclamada por México.

El exguerrillero chileno Raúl Julio Escobar Poblete (Comandante Emilio) fue el principal mando del FMPR-A, un grupo terrorista de ideología marxista-leninista que operó contra la dictadura de Augusto Pinochet. Tras participar en la llamada “fuga del siglo”, que sirvió para liberar de una prisión chilena a cuatro miembros de su organización, se fue a residir a San Miguel de Allende bajo la falsa identidad de Ramón Alberto Guerra Valencia.

Escobar Poblete fue detenido el 30 de mayo pasado en ese municipio guanajuatense, cuando participaba en una acción relacionada con el secuestro de Nancy Michelle Kendal, una jubilada francesa que llevaba raptada 79 días y por la que exigían un millón de euros.

Al momento de su captura, el exguerrillero utilizaba una identidad falsa, Ramón Alberto Guerra Valencia, y decía dedicarse a negocios inmobiliarios.

Tras su detención, los investigadores lo vincularon con el secuestro de Diego Fernández de Cevallos, exsenador y excandidato presidencial del PAN, cuyo cautiverio duró siete meses en 2010.

La policía mexicana descubrió que el chileno, antes de iniciarse en el negocio de los secuestros, era el mítico “Comandante Emilio”, del FPMR-A, quien realizó diversos actos contra la dictadura de Augusto Pinochet.