Las tres modificaciones que representan mayor riesgo para la economía mexicana son: la baja del impuesto corporativo de 35 a 20%; un impuesto de 10%, en lugar de 18% para la repatriación de capitales

Municipiossur.com

Agencias

La reforma fiscal que avanza en Estados Unidos puede representar un peligro más fuerte para la economía mexicana, que terminar con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), principalmente por el efecto negativo que tendría en las inversiones, de acuerdo con Banco Base.

La reforma fiscal cuenta con tres disposiciones que incentivarían la salida de capitales de México, en promedio de 9,000 a 11,000 millones de dólares (mdd) para el año en que aplique la nueva política fiscal, estimó Gabriela Siller, directora de Análisis Económico de este grupo financiero.

Las tres modificaciones que representan mayor riesgo para la economía mexicana son: la baja del impuesto corporativo de 35 a 20%; un impuesto de 10%, en lugar de 18% para la repatriación de capitales.

Además de la aplicación de un nuevo impuesto de 20% sobre el envío de dinero que hagan las empresas a sus subsidiarias fuera de México, agregó Siller.

Además de la fuga de capitales y menor inversión de cartera, la experta adviertió que otro efecto inmediato en México sería la caída de 7% en la Inversión Extranjera Directa (IED), menor competitividad y pérdida de empleos.

La reforma fiscal afectaría a México, por lo menos un año, en vista de que en 2018 habrá elecciones y bajo este contexto es díficil que se haga una reforma fiscal. Por igual, no se ha visto que se emprenda una reforma de gran magnitud en el primer año de gobierno de una administración federal, por lo que los cambios en matria fiscal podrían verse hasta 2020.

Explicó que la cámara de representantes en Estados Unidos propone que inicie la aplicación de la reforma fiscal en 2018, mientras el senado propone que inicie en 2019.