El presidente brasileño, Michel Temer, negó que vaya a renunciar a su cargo, tal como lo exigen toda la oposición y sectores de su propia base política por sospechas

Agencia

Municipiossur.com

El presidente brasileño, Michel Temer, negó que vaya a renunciar a su cargo, tal como lo exigen toda la oposición y sectores de su propia base política por sospechas que le implican en corrupción e intentos de obstruir a la justicia.

“No renunciaré. Repito. No renunciaré y exijo un esclarecimiento pleno de todo”, declaró Temer en un mensaje a la nación transmitido desde el Palacio Presidencial de Planalto.

“Quiero dejar muy claro que mi Gobierno vivió en esta semana su mejor y su peor momento”, dijo el mandatario, quien en el primer caso citó “la caída de los indicadores de la inflación, los números del retorno del crecimiento (económico) y la generación de empleo, con esperanza de días mejores”.

Sin embargo, afirmó que “cuando el optimismo retornaba”, una grabación hecha “clandestinamente trajo de nuevo el fantasma de una crisis política en una dimensión aún desconocida”.

Aludió así a unan información divulgada este miércoles por el diario O Globo, según la cual Temer habría sido grabado por un empresario que colabora con la justicia en investigaciones sobre

corrupción cuando avalaba un supuesto soborno a un exdiputado preso a cambio de su silencio.

El objeto de la presunta coima sería Eduardo Cunha, expresidente de la Cámara baja, antiguo aliado del gobernante y promotor del juicio político que condujo el año pasado a la destitución de Dilma Rousseff y, por consecuencia, llevó a Temer al poder.

Como había hecho la víspera mediante una nota oficial, Temer negó que haya consentido con algún tipo de soborno para alguien.

“En ningún momento pedí que pagaran a quien quiera que sea para que no hable” y “no compré el silencio de nadie”, afirmó el jefe de Estado, quien también aludió a la decisión anunciada hoy por la Corte Suprema de iniciar una investigación oficial sobre su presunta participación en esos hechos.