Para expresar su orgullo, "Manny" sentenció que "el valor de su pupilo no se puede comprar en ninguna parte"

 

Agencia

Municipiossur.com

Óscar Valdez tuvo todo para perder su título y su invicto ante el británico Scott Quigg, sin embargo, el púgil mexicano sorteó las tempestades y logró sumar un triunfo que le valió el reconocimiento de todo el mundo boxístico.

Con la mandíbula lastimada desde el quinto round, la mano izquierda lastima y una clara inferioridad en cuanto al peso, el campeón plumo de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) demostró por qué es uno de los mejores de su división al imponerse a un peleador aguerrido como Quigg, quien llegó a esta contienda con la penosa situación de haber incumplido con el pesaje.

Aún con la emoción a flor de piel por lo visto el sábado pasado en Carson, California, Manuel Robles, entrenador de Óscar Valdez, reconoció las agallas que tuvo el mexicano para salir airoso a pesar de todo lo que estaba en su contra. Para expresar su orgullo, "Manny" sentenció que "el valor de su pupilo no se puede comprar en ninguna parte".