La revista GQ decidió nombrar Ciudadano del Año al antiguo quarterback de los San Francisco 49ers, Colin Kaepernick y ponerlo en su portada

 

Agencia

Municipiossur.com

La revista GQ decidió nombrar Ciudadano del Año al antiguo quarterback de los San Francisco 49ers, Colin Kaepernick y ponerlo en su portada.

El jugador no está ahí por sus hitos deportivos, de hecho ni siquiera tiene trabajo en la NFL; está ahí por su activismo, misma razón por la que está desempleado y no puede ejercer el deporte que lo hizo famoso.

GQ ya lo había puesto en portada en 2013, cuando era la sensación de la liga deportiva más espectacular del mundo, luego de haber llevado a su equipo hasta el Super Bowl. Pero esta vez es diferente, es justamente porque ahora está fuera del futbol americano y siendo probablemente un mejor QB que los que tiene actualmente San Francisco, ha arriesgado todo por un fin: protestar contra la opresión racial en Estados Unidos.

Esta es la historia de un joven que soñó toda su vida con jugar futbol americano, que llegó y en su primera temporada estuvo a yardas de llevar a los 49ers a ganar un Super Bowl. Este hombre actualmente está en el mejor momento atlético para desempeñar su carrera, pero también le despertó una consciencia que le hizo ver lo que pasa en su país.

Esta apertura lo hizo poner una rodilla en la tierra durante el himno nacional en agosto de 2016 y desde ahí se volvió un movimiento. Él lo inició y a partir de ahí ha habido una constante manifestación en la liga de esta forma, misma que aumentó cuando el Presidente Trump exhortó a los equipos a despedir y a suspender a quienes se arrodillaran durante el himno nacional.

Esto provocó una protesta masiva de jugadores, dueños y demás personal de la NFL en la semana 3 de la temporada 2017, en la que Kaepernick ya no tiene un contrato activo para jugar y ha demandado a la liga por coludir en contra suya, dejándolo sin la posibilidad de un contrato luego de que saliera como agente libre de San Francisco en 2016.

Y esto es bastante obvio, pues los números de su última temporada (2,241 yardas, 16 touchdowns y 4 intercepciones) son mucho mejores que los de un buen porcentaje de los jugadores en activo de la liga, incluyendo a los titulares de varios equipos, pero ninguno quiere a alguien tan polémico en su plantilla aparentemente.

Las muestras de apoyo al mariscal han sido muchas y muy variadas, desde funcionarios, deportistas y gente común sin importar su color de piel, han sido parte tanto del movimiento, como del descontento en apoyo al atleta. Su playera ahora es un símbolo de justicia social y la gente utiliza el hashtag #ImWithKap para fundirse con la causa.