Mediante el uso del Observatorio de Rayos X Chandra de la NASA, un grupo de científicos observó lo que podría ser la evidencia de una joven estrella que parece devorar un planeta o planetas cercanos

Tras un viaje de tres años y medio, la sonda japonesa Hayabusa 2 ha alcanzado este miércoles el asteroide Ryugu, una roca con una extraña forma de peonza situada a 280 millones de kilómetros de nuestro planeta

Su color puede variar de un verde claro, a un plateado, azul y hasta casi negro. Tiene una forma esférica y bajo el agua puede pasar como un pequeño balón de plástico hundido y mimetizado con los corales

Debido a que los científicos necesitan tiempo adicional para efectuar pruebas de software de sistemas de naves espaciales