Durante mucho tiempo, los astrónomos han pensado que Andrómeda, la galaxia más cercana a la nuestra, podía considerarse en muchos aspectos como una hermana gemela de la Vía Láctea

 

Agencia

Municipiossur.com

Durante mucho tiempo, los astrónomos han pensado que Andrómeda, la galaxia más cercana a la nuestra, podía considerarse en muchos aspectos como una hermana gemela de la Vía Láctea. Se equivocaban.

En realidad, nuestra vecina de al lado (se encuentra solo a dos millones de años luz de distancia), se formó como consecuencia de una brutal colisión entre otras dos galaxias más pequeñas. Y eso, además, hace como mucho unos 3.000 millones de años, lo que en Cosmología puede considerarse como recientemente. De hecho, cuando sucedió la catástrofe cósmica, nuestro pequeño planeta azul llevaba ya 2.000 millones de años existiendo. El estudio, llevado a cabo por investigadores franceses y chinos.

Calcular la fecha de formación de una galaxia no es una tarea fácil, sino un auténtico desafío para los científicos, que deben lidiar con la enorme diferencia de edad que existe entre los miles de millones de estrellas que la componen.