Tras un viaje de tres años y medio, la sonda japonesa Hayabusa 2 ha alcanzado este miércoles el asteroide Ryugu, una roca con una extraña forma de peonza situada a 280 millones de kilómetros de nuestro planeta

Su color puede variar de un verde claro, a un plateado, azul y hasta casi negro. Tiene una forma esférica y bajo el agua puede pasar como un pequeño balón de plástico hundido y mimetizado con los corales

Debido a que los científicos necesitan tiempo adicional para efectuar pruebas de software de sistemas de naves espaciales

Por ello, una alumna de la UNAM, Sheila Irais Peña, desarrolló unas croquetas elaboradas con productos naturales que no son nocivas, invasivas y tampoco lastiman a las hembras caninas