Arturo Reyes Isidoro

 

¡Ver para creer! Por fin, el sábado, ¡Javier Duarte hizo tierra! Si no hubiera sido porque llevaba una camionetota Land Rover Defender Last Edition 110, color plata, cuyo modelo se limitó a tan sólo 107 unidades numeradas disponibles para nuestro país y que llamaba mucho la atención (un día por curiosidad pregunté cuánto costaba una de uso y me dijeron que la friolera de un millón 600 mil pesos; el precio de una nueva no se lo da la agencia a cualquiera), los que lo vieron hubieran creído que se trataba de un veracruzano más.

Y es que luego de cinco años y seis meses de que no lo hacía, ya sobre las seis de la tarde ahí iba él manejando rumbo al puerto de Veracruz, su esposa Karime en el asiento del copiloto cargando al más pequeño, Emilio, y los otros dos niños, Javier y Carolina, atrás. ¿Y qué creen? ¡Como cualquier mortal pagó el peaje en la caseta de Plan del Río con un billete de 500 pesos, luego se estacionó y se metió al baño y se lavó las manos con el agua y el jabón que todos usamos –¿le saldrían ronchas?– y se secó las manos con el áspero papel con el que todos nos secamos!

Pensé que ya le cayó el veinte que dentro de poco una noche se va a acostar gobernador y una mañana se va a levantar ciudadano y lo vamos a ver, como el sábado, flacón, con su chalequito rojo, su gorrita, sus lentes y su pantalón de mezclilla, y ya sin sus zapatos Ferragamo de más de diez mil pesos el par que no se quitaba ni para dormir, y en una de esas hasta en un vochito.

E, igual, pensé que él sí es amigo de sus amigos, porque como ya se va prefirió regalarle los dos helicópteros que usaba al fiscal Luis Ángel Bravo Contreras, el famoso “Fisculín”, su amigo y paisano cordobés desde la juventud, aunque él se quedara “a pie” (es puro cuento eso de que lo hizo por venganza para no dejárselos a Miguel Ángel Yunes Linares, porque él, tan bella y fina persona que es, jamás haría eso).

Pero lo destacable es que, aunque ya sea para terminar su mandato, ya tenemos un gobernador que baja al nivel de sus representados. Ahora sí va a saber lo que vivimos todos los mortales a diario, aunque, lástima, ya se va. Al menos le servirá para que no le cuenten lo que padecen los veracruzanos.

Yunes, como Dante, recorre el estado

Dante Alfonso Delgado Rannauro lo hizo por tierra, salvo a los lugares en los que por la distancia o por las malas condiciones de las vías de comunicación (la crecida de un río, por ejemplo) tuvo que hacerlo en helicóptero.

Al igual que lo que inició ayer el Gobernador electo Miguel Ángel Yunes Linares de recorrer uno a uno los 212 municipios del estado, Dante, como Gobernador sustituto, lo realizó aunque ya en funciones una vez que sustituyó a don Fernando Gutiérrez Barrios en 1988.

El panista sabra cómo lo hace y por qué –ciertamente, hoy hay más riesgos debido a la inseguridad–, esto es, que bueno hubiera sido que su periplo por toda la geografía estatal lo hiciera por tierra, por carretera, para que se percatara del desastroso estado en que están las vías de comunicación, pero también para que de paso fuera conociendo los puentes inconclusos que dejó el gobierno de Fidel Herrera Beltrán, que tampoco terminó el de Javier Duarte de Ochoa, y que él puede concluir, por fin.

Por razones que aún desconozco, Dante quiso que como reportero viajara con él todos los días de su mandato y fui testigo del gran ejercicio democrático que realizó, porque en asambleas públicas escuchó a todos los veracruzanos (comenzábamos las jornadas desde las siete de la mañana y concluiamos a veces a la una de la mañana del día siguiente), lo que lo actualizó (ya conocía todo el estado) sobre la realidad de Veracruz y le permitió realizar una gran obra que lo convirtió en uno de los mejores gobernadores, a juicio del director de Notiver, Alfonso Salces, el mejor que ha habido.

Por donde quiera que se le vea, es bueno el ejercicio emprendido ayer en Poza Rica por Yunes Linares, pues no se puede gobernar divorciado del pueblo, además de que su acercamiento con quienes serán sus representados les servirá de catarsis para exorcisar los demonios del duartismo que los afectaron por el mal gobierno que se ha vivido.

Comienza en un municipio gobernado por priista

El nuevo gobernador ya dio muestras ayer de lo que será su gobierno: no se entenderá con él sólo quien no quiera y a ver a cuántos convence y los convierte finalmente en sus aliados.

Comenzó su recorrido en un municipio gobernado por un priista y líder petrolero, Sergio Lorenzo Quiroz Díaz, quien le agradeció y reconoció que haya ido a escucharlos, a lo que Miguel Ángel le respondió que era para ir más a fondo en el conocimiento de la realidad de las necesidades de cada uno de los municipios.

Ahí el nuevo gobernador comentó que se reunirá con el presidente Peña Nieto en los próximos días y que el alcalde le pidió que interceda ante él para que el programa de apoyo a zonas petroleras afectadas por la disminución de la actividad aterrice en Poza Rica, como sucederá con Campeche y Yucatán (en justicia, desde el  pasado 17 de marzo, en otra reunión con el alcalde y empresarios de la región,  el senador José Francisco “Pepe” Yunes Zorrilla había anunciado que se había gestionado con éxito que se incorporara a Poza Rica al Programa de Apoyo Emergente del Gobierno Federal para Zonas Petroleras, y que lo mismo buscaba para los municipios petroleros del sur de Veracruz).

El gobernador Yunes Linares se dijo contento con la reunión y envió un mensaje a los alcaldes de Veracruz, pues dijo que trabajará para todos los ayuntamientos, para todos los veracruzanos, que para él no hay municipios emanados de un partido político, que para él todos son iguales y que no habrá distingos partidistas.

Subsecretaría o Dirección General, para Héctor

Si no opta por regresar a su escaño en el Senado, al ex candidato Héctor Yunes Landa el presidente Peña Nieto le ha ofrecido una Subsecretaría o una Dirección General en el Gobierno Federal. Seguramente deshoja la margarita para saber qué decisión tomar. La salida decorosa se la están ofreciendo.

Paco Garrido, entrón

Se metió en la boca del lobo. Para aclarar paradas, el sábado el diputado local Francisco “Paco” Garrido Sánchez, presidente de la Comisión de Vigilancia del Congreso local, estuvo en Banderilla y en una reunión con representativos del municipio dejó en claro que el desfalco en el Ayuntamiento por 24 millones de pesos es real y que a eso se debió la salida del ex tesorero Juan Manuel Rivera González y no a otra cosa. Paco Garrido enfrentó bien la situación porque incluso a la reunión llegó el ex alcalde Francisco Hernández Loeza con un grupo de choque, porque también está acusado de un desfalco por 5 millones de pesos.

Tranquilidad recuperada

De repente, unas ráfagas de viento mecían ruidosamente las ramas de los árboles que rodean el entorno. La mañana estaba soleada pero el aire fresco, bastante fresco en la sombra. Era un domingo el de ayer tan tranquilo que incluso en mi paso hacia mi iglesia, la de La Piedad en Xalapa, para hacer mi oración de todos los domingos, me hizo notar sobremanera ¡la ausencia de camionetotas, camionetas y patrullas llenas de guaruras, hombres fuertemente armados! enfrente y a un costado de la Casa Veracruz al servicio del gobernador y su familia que en lugar de transmitirnos una sensación de seguridad nos infunden temor a los vecinos. Ya no estaban, le di gracias a Dios, y ya no estarán más dentro de cuatro meses. Volveremos a respirar la tranquilidad de ayer y que hace mucho perdimos. A nosotros hasta en eso el cambio político nos beneficia, cómo no vamos a estar contentos.

¡Lectores, feliz inicio de verano!