Marco Antonio Aguirre Rodríguez

 

 

 

El feminicidio, existe en Veracruz: Sec. de Gobierno

FGE reconoce ineficacia en 80% de casos

709 muertes de mujeres por lesiones en 2012

 

 

Durante todo el sexenio el gobierno de Javier Duarte se ha negado a emitir la Alerta de Género por los feminicidios en Veracruz, asegurando que los delitos de género contra la mujer, no existen.

Y el plantear su inexistencia corresponde a que la Fiscalía General del Estado se niega a clasificar los homicidios a mujeres como fruto de una acción de genero.

Pero los feminicidios son reales y ahora son reconocidos vía un comunicado emitido por la Secretaría de Gobierno (SG), la instancia precisamente que preside el “Sistema estatal para prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres”.

Precisamente por ese carácter a la SG es a la que se le debe solicitar “la emisión de la Declaratoria de Alerta de Violencia de Género”.

Y esta no se ha dado aún cuando tres magistrados de un tribunal federal resolvieron que el gobierno de Veracruz debe responder una solicitud de alerta de género presentada desde hace un año por homicidios y desaparición de mujeres en el estado, y que la administración de Javier Duarte eludió resolver alegando que no era responsabilidad suya sino del gobierno federal.

La sentencia final del tribunal colegiado, dictada el 21 de abril, concluyó que el Instituto Veracruzano de las Mujeres (dependiente de la secretaría de Gobierno de Veracruz) no cumplió con la responsabilidad que le confiere la ley para buscar proteger a las mujeres de cualquier forma de violencia, al negarse a presentar la solicitud de alerta de género.

¿Porqué Edda Arrez rehuyó cumplir con su obligación?

El comunicado emitido por la SG y en el que se reconoce la existencia de feminicidios en Veracruz lo encabezaron así “Veracruz baja índice de feminicidios: ONU Mujeres”.

El comunicado afirma que “De conformidad con el estudio realizado en las 32 entidades federativas por el Organismo Internacional de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y Empoderamiento de las Mujeres (ONU Mujeres), la Comisión Especial para el Seguimiento de los Feminicidios y el Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES) sobre La Violencia Feminicida en México, Veracruz ocupa el lugar número 27 en lo que respecta a la incidencia delictiva en feminicidio”.

E incluso se atribuyen que “en el 2014, Veracruz reporta que tuvo un descenso del 9.8 por ciento en el delito de feminicidio”.

Efectivamente, eso está en el estudio, donde se asienta que el mismo se elaboró a partir de las “Estadísticas vitales de mortalidad” elaboradas por INEGI, las cuales se levantan conforme a lo que reportan los gobiernos estatales.

Y en Veracruz las estadísticas de la violencia se han manipulado durante los últimos dos sexenios para simular que la misma tiene baja incidencia.

Aún así, con todo y el ocultamiento de cifras, es falso que Veracruz esté en el lugar 27 en la comisión de feminicidios en el 2014, pues se ubica con 90 casos reconocidos en el sitio 7.

Los otros 6 son:

México, 359; Guerrero, 176; Chihuahua, 167; Ciudad de México, 141; Oaxaca, 133; y Tamaulipas, 127.

Aún con la manipulación de cifras, con este número de casos, la alerta de género está más que justificada.

¿90 feminicidios reconocidos no es un número suficiente para que se emita la Declaratoria de Alerta de Violencia de Género?.

¿Cuántos feminicidios tiene que haber para que se emita la Declaratoria?.

Y fueron 90 porque reportaron un descenso en el número de casos, con respecto al 2013.

Pero aquí va una muestra sustentada de cómo se hace el ocultamiento de cifras de la violencia en Veracruz.

El 29 de diciembre de 2015 Luis Ángel Bravo dijo que entre 2014 y 2015 sólo se habían cometido 109 feminicidios.

109 nada más.

Pero si el estudio de la ONU muestra que tan sólo en 2014 hubo 90 casos reconocidos, ¿significa que para 2015 sólo aceptaron 19?.

Más bien, eso muestra como se autoengañan, aún con sus mismas cifras.

Porque además es la Fiscalía General del Estado la que debe hacer la clasificación del delito desde la “carpeta de investigación” que se le entrega al juez que llevará el proceso.

Pero la declaración de Luis Ángel Bravo de esa fecha también fue una bella muestra de la ineficacia de la Fiscalía del Estado, porque para 109 casos sólo había 27 personas detenidas.

Por cuestión numérica, la diferencia entre los 109 feminicidios y los 27 detenidos son 82.

Esto se puede tomar como que había 82 casos en la impunidad total, por lo menos.

Un reconocimiento de ineficacia en el 80% de sus casos.

Otra muestra de que estas cifras están maquilladas es la valoración que el 5 de abril de 2016 hizo el Consejo Consultivo del Instituto Veracruzano de las Mujeres (IVM), el cual mencionó que conocían de 42 asesinatos violentos contra mujeres, de los cuales 33 fueron tipificados como feminicidios, tan sólo del 1 de enero al 30 de marzo del 2016.

Esos fueron sólo los casos que conoció el Centro de Estudios de Género de la Universidad Veracruzana (CEGUV), que hizo el levantamiento de datos. ¿Y cuántos habrán sido los casos que no lograron registrar?.

El CEGUV reportó sólo 74 feminicidios para el 2014, muy por debajo de los datos de ONU Mujeres, así que lo más probable es que sus estimaciones para 2015 y 2016 están subvaluadas, aún con respecto a la información que finalmente la FGE suelta.

De hecho Luis Ángel Bravo se ha negado sistemáticamente a entregar las estimaciones de feminicidio al IVM, aún cuando está obligado a hacerlo.

Un detalle más que muestra el subregistro que se tiene sobre los feminicidios, está en el posicionamiento que Danner González hizo sobre los feminicidios siendo diputado federal:

En 2012 “la Secretaria de Salud del estado de Veracruz registró 4,610 ingresos hospitalarios de mujeres por lesiones o agresiones, de las cuales hubo 709 defunciones”.

¿Cuántas de estas muertes podría haber sido catalogadas como feminicidios?.

Por este ocultamiento de la violencia es que Javier Duarte se niega a emitir la Alerta de género.

La negativa muestra también la insensibilidad social que tiene el actual gobierno del estado, comenzando por Javier Duarte.

El Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) en su última valoración afirmó que son ocho estados donde debería darse la Alerta de Género y el primero que ponen es Veracruz.

El OCNF lleva un registro puntual de los homicidios contra mujeres que tienen las características de feminicidio, por eso su insistencia en mostrar a Veracruz como la entidad donde más ocurre el feminicidio.

Javier Duarte en 2015 ante el reclamo porque se emita la Alerta de Género lo único que ofreció fue una salida colateral, la cual además había prometido desde hacía más de un año, la construcción de un albergue para mujeres violentadas y sus hijos, el cual –dijo- debería iniciarse en enero del 2016 por la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas para que se terminase antes de que concluya el año.

Pero eso fue otra mentira más.

A Javier Duarte también le duele hacer la Alerta de Género porque eso implicaría realizar inversiones a favor de la seguridad de las mujeres, y ese gasto tampoco es algo que quiera realizar.

El boletín donde se reconocen los feminicidios en Veracruz la única acción concreta que menciona contra la violencia hacia las mujeres es que “en el año 2011 el Congreso local a iniciativa del Gobernador‎ del Estado aprobó la tipificación del delito de homicidio de la mujer por violencia de género como el delito de feminicidio, siendo de las primeras seis entidades federativas en tipificarlo”.

Y eso fue hace 5 años.

La misoginia que prevalece en el gobierno del estado no ha permitido que se haga algo más.

¿O simplemente la parálisis es por la ineficacia de la actual administración gubernamental?.

¿Y aún así quieren que los terrenales pensemos que Duarte va a mejorar en el último semestre de su gobierno?.

 

Ya ni los místicos más apegados al fidelato creen que esto pueda ocurrir.