Por: Jorge Yunis Manzanares


Aquí nací, aquí estudie mi primaria, mi secundaria y mi preparatoria, de ahí me fui a la facultad de derecho a Xalapa de la universidad veracruzana y trabaje como obrero para costear mi carrera, ME DA TRISTEZA VER LO QUE ESTÁ PASANDO EN COATZACOALCOS, TODOS LOS DÍAS ANTES SE PODÍA DORMIR HASTA CON LAS VENTANAS ABIERTAS, HOY NO HAY SEGURIDAD. He colaborado como funcionario en el ramo de seguridad pública, como inspector de esta ciudad y como subprocurador en dos ocasiones, he dado todo lo que está de mi parte por tratar de prevenir los delitos y procurar la justicia, pero veo con tristeza que las cosas cada día están peor y no nada más aquí en el sur sino en todo el estado, y no se ve la forma de que esto mejore. ME DA IMPOTENCIA VER COMO UNA FAMILIA TRABAJADORA SE LLENÓ DE LUTO EL DÍA DE AYER EN LA NOCHE QUE TODOS CELEBRABAN EL DÍA DEL PADRE, UNOS DELINCUENTES, ASESINOS PRIVARON DE LA VIDA A LA SEÑORA VICTORIA MORALES MARTÍNEZ, Y SU HIJO, RODOLFO MEJÍA MORALES, EN SU CENTRO DE TRABAJO, UNA TAQUERÍA UBICADA EN LLAVE Y CARRANZA, EN LA FORMA MÁS COBARDE, POR ESTOS MISERABLES ASESINOS. 
Me causa indignación como ciudadano de Coatzacoalcos todo esto que está sucediendo, SOLO ESPERO QUE LOS ENCARGADOS DE PROCURAR JUSTICIA NO CRIMINALICEN A LAS VÍCTIMAS COMO COMÚNMENTE LO HACEN, Y OJALA SE DEDIQUEN HACER SU TRABAJO Y ESTE HORRENDO CRIMEN NO QUEDE IMPUNE COMO MUCHOS QUE EN ÚLTIMAS FECHAS HAN VENIDO SUCEDIENDO Y NO SE HA VISTO NINGÚN DELINCUENTE DETENIDO QUE PAGUE POR ELLOS, MI MÁS SENTIDO PÉSAME A LOS FAMILIARES Y PARIENTES DE LA SEÑORA VICTORIA MORALES MARTÍNEZ, Y SU HIJO, RODOLFO MEJÍA MORALES.
Quisiera recordar que CUANDO EL QUE HOY ESCRIBE ERA ESTUDIANTE DE LA PREPARATORIA DE LA ESCUELA MIGUEL ALEMÁN NOCTURNA, COMÚNMENTE EN COMPAÑÍA DE LOS HERMANOS CARLOS Y RICARDO CHÁVEZ, y otros tres más, pues a veces eran diferentes los compañeros que nos acompañaban a dicha taquería donde hoy privaron de la vida a la madre y al hijo, HACÍAMOS LA COPERACHA ENTRE ESTUDIANTES A LA SALIDA DE LA ESCUELA PARA COMPRAR CINCO TACOS QUE ERA PARA LO QUE NOS ALCANZABA Y EN UNA BOLSA LLEVÁBAMOS DIEZ BOLILLOS, CADA UNO DE NOSOTROS AGARRABA UN VASITO DE PLÁSTICO LLENO DE SALSA QUE COMÚNMENTE SE LE CONOCE COMO PICO DE GALLO (TOMATE, CEBOLLA Y CHILE) EL SEÑOR ENCARGADO SE DABA CUENTA Y NO NOS DECÍA NADA, CADA UNO DE NOSOTROS ECHÁBAMOS UN POCO DE CARNE Y BASTANTE SALSA EN LOS BOLILLOS Y NOS TOCABA DE DOS BOLILLOS CON UN POQUITO DE CARNE, NOS MIRABA Y NADA MÁS SE REÍA. FUIMOS INFINIDAD DE VECES COMO COMÚNMENTE SE DICE A MATARNOS EL HAMBRE, esa taquería creo es la única que no tiene mesas, nada más existen unas bancas y nosotros nos sentábamos en la banqueta según un poco lejos para que no nos vieran, nunca en el tiempo que fuimos tuvimos reproche alguno por los dueños de dicha taquería. Estoy en estos momentos como nativo de esta ciudad muy triste viendo que las cosas cada día están peor en el ramo de seguridad y no se ve para cuando pueda cambiar esto,¡¡¡¡ SEÑOR GOBERNADOR, SECRETARIO DE SEGURIDAD PÚBLICA, FISCAL GENERAL DEL ESTADO, HAGAN ALGO, LA GENTE SE LOS PIDE AGRITOS!!!