La calidad del agua potable en Villa Allende, es un tema que tiene pendiente el director de la CAEV Coatzacoalcos, José Antonio Wilburn González. Pese a las manifestaciones y exigencias de los habitantes de la localidad, el problema no ha sido resuelto, pues todo pareciera que las quejas “Le entra por un oído y le sale por el otro”, al titular de la CAEV. Y aunque desde el 2015 existe un convenio entre la CAEV y los habitantes de Villa Allende, de no pagar el servicio hasta que este mejore, Wilburn González pretende cobrar por el consumo del vital líquido. Pues hasta el momento no ha habido nuevos acercamientos con el agente de la localidad pese a que se le ha solicitado para que ponga una fecha exacta de cuándo concluirán los trabajos para evitar que el agua siga llegando a los hogares en mal estado. El arquitecto se mantiene en su burbuja de guardar silencio, igual cómo cuándo estaba al frente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), donde no defendía ni a sus agremiados. El cargo le ha quedado muy grande, pues no se ha visto un trabajo de mayor relevancia que haya desarrollado en el tiempo que lleva al frente de dicho organismo. (12 de enero de 2018)