En el gobierno de Javier Duarte, la gran mayoría de los “líderes empresariales” que radican en Coatzacoalcos, le mentaban su “10 de Mayo” al gobierno estatal, por los altos índices de “inseguridad” que se vivían en el puerto; a raíz de la llegada del “gobierno panista” al Palacio de Gobiernos, estos mismos dirigentes de los “hombres de negocios” en el pueblo, optaron por guardar total silencio, ¿el motivo?, por ser militantes y simpatizantes del PAN. Pero no todo es “negativo” en los mandos empresariales, aquí en Coatzacoalcos, hay un par de hombres que tienen los suficientes “blanquillos” para exigir seguridad para los habitantes porteños, y ellos son: Maguín Javier Méndez Gaytán y José Bahena Cuevas, presidente y vicepresidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción. Mientras todo mundo se hace el “occiso” en materia de seguridad, pues no quieren hacer enojar a Miguel Ángel Yunes Linares, en la CANACINTRA, se da el glorioso y honesto caso que “alzan la voz” para solicitarle a las administraciones: federales, estatales y municipales, que deben de brindar seguridad a los ciudadanos porteños. Maguín y Bahena, “han puesto el dedo en la llaga”, en un solo sentido, que a raíz de los constantes: secuestros, asaltos y asesinatos, los inversionistas nacionales y extranjeros tienen miedo de invertir su dinero en la región sur de Veracruz. Y mucha es la razón que tienen los jerarcas de la CANACINTRA, en efecto, Coatzacoalcos, desde hace meses es un auténtico “infierno”, donde la ola de violencia no tiene para cuando terminar. Hoy lo importantes es que en la ciudad hay dos personajes muy “valientes”, y estos llevan por nombre y apellido: Maguín Javier Méndez Gaytán y José Antonio Bahena Cuevas, dirigentes de la CANACINTRA. “No hay hilos, no hay alambres”. (7 de diciembre de 2017)