La recomendación que le acaba de hacer la Comisión Nacional de Derechos Humanos a la clínica 36 del IMSS en Coatzacoalcos, espanta a más de uno, pues un menor de 5 años de edad falleció a causa de aplicarle quimioterapia sin un diagnostico. Aquí el texto de los hechos ocurridos en 2012: “La CNDH señala que el menor de dos años y cinco meses de edad fue ingresado por su madre al servicio de Urgencias del Hospital General de Zona 36 del IMSS el 25 de febrero de 2012  y a partir de esta fecha fue sometido a estudios y tratamientos ante un presunto proceso canceroso debido a una disminución parcial o total de la producción de células en la médula ósea, por lo que fue programando a un procedimiento denominado “aspiración de médula ósea”, después del cual se determinó que padecía Leucemia Linfoblástica Aguda, por lo que iniciaría tratamiento de quimioterapia. No obstante, el menor fue egresado del hospital el 3 de marzo de 2012, luego de que el personal médico tratante consideró que se encontraba en buenas condiciones generales, y posteriormente ingresado nuevamente al Hospital Regional de Alta Especialidad del Niño en Villahermosa, Tabasco, donde previa valoración, se estableció que el niño se encontraba muy grave falleciendo el día 7 de marzo a consecuencia de un paro cardiorrespiratorio. La CNDH acreditó la responsabilidad del IMSS por no haber solicitado otros estudios de laboratorio para confirmar el diagnóstico de Leucemia Linfoblástica Aguda L2, así como por no instruir el envío de V1 hacia una unidad médica de tercer nivel de atención para su confirmación diagnóstica, egresando de forma precipitada al paciente, lo que contribuyó al deterioro de su estado de salud y ulterior fallecimiento. Asimismo la CNDH observó que en el IMSS incurrieron en negligencia por omisión, al no haber solicitado estudios de laboratorio de control posterior a habérsele administrado la quimioterapia al menor, brindando en ese sentido una actitud pasiva, y por haber permitido la salida hospitalaria del menor en condiciones de depresión medular, lo que igualmente contribuyó al deterioro del estado de salud del paciente”. (15 de noviembre de 2017)