Primero "gritaron" a las afueras del Complejo Petroquímico de "Pajaritos", que no tenían el respaldo de la Sección 11 con sede en Nanchital. Luego en la marcha expresaron que necesitaban la ayuda de su líder Ramón Hernández Toledo. Es una verdadera lástima que el Sindicato Petrolero, no escuche las "voces" de su gente. Es una gran pena observar como: Carlos Romero Deschamps y "El Tío Ramón" Hernández Toledo, no se preocupan por sus "socios". Hemos estado siguiendo de cerca las "protestas" de los petroleros de "Pajaritos", ¿saben qué nos llama la atención?, que los quejosos dicen: "Ramón no queremos que te vayas del sindicato...no estamos exigiendo tu renuncia...tú eres nuestro líder...sigue como tal...lo único que queremos es que nos protejas...que nos ayudes...ya cuando menos mandanos agua y comida para continuar nuestra lucha". Los pronunciamientos de quienes todos los días se presentan afuera de "Pajaritos", rayan en los terrenos de la "nobleza", ellos no quieren chingar al "Tío Ramón", ellos, los "olvidados" por el STPRM, lo único que quieren es el "apoyo moral" del señor Hernández Toledo. ¿Saben cuál ha sido la respuesta de Ramón?, el silencio. Hoy está visto que al interior de la Sección 11, no existe la palabra "solidaridad". El Secretario General, aplica la ley del embudo, es decir, lo más ancho para él y lo más angosto para sus compañeros. Aquellos tiempos cuando Ramón era admirado por la "clase petrolera", ya no existen. Hoy en la "11" lo único que existe es la "insensibilidad". Los dos datos: 1.-El año pasado lo comentaría Carlos Romero en sus oficinas del Distrito federal: "En la Sección 11 no gobierna Ramón, ahí las que gobiernan son las mujeres que lo rodean". 2.-"De Políticas" fue quien le puso el apodo del "Tío Ramón", desde hoy se lo vamos a quitar. ¿Por qué?, por lo siguiente: "Hay que ser muy bueno en lo que hagas para que te pongan un apodo". Ramón dejó de hacer las cosas bien. (15 de mayo de 2016)