Una de las oficinas del Ayuntamiento de Coatzacoalcos que presenta un panorama gris y del cual no se sabe qué acciones  de trabajo realizan, es la Dirección Municipal de la Juventud a cargo de Samanta Martínez Martínez, quien no le ha dado vida y aliento a esta área tan importante y en donde la misión principal debería ser desarrollar e implementar políticas públicas integrales, complementarias y actuales que atiendan a las y los jóvenes del municipio porteño en sus diferentes necesidades. Solo se han escuchado algunos cursos y talleres Juveniles que ha realizado la Dirección Municipal de la Juventud, pero de ahí en fuera nada. A la funcionaria municipal que pasa desapercibida  hay que recordarle que la reingeniería continúa en el gobierno municipal por lo que deberá de ponerse las pilas y ponerse a trabajar inmediatamente en acciones que impulsen y fomenten la participación activa de la juventud, sino quiere que sea remplazada por alguien que si quiera trabajar. El dato: A Samanta Martínez nunca se le ve en su oficina planeando o atendiendo a los jóvenes. (16 de febrero de 2017)