El PRI en Veracruz se encuentra “secuestrado” por señores y señoras que tienen una edad promedio de: 80, 90 y casi 100 años. Los priistas de Veracruz, ya están hasta la madre que los dirigentes del instituto político sean los mismos “caciques”, y aquí hablamos de esos hombres y mujeres, que ya no le aportan absolutamente nada al PRI. Los priistas de Veracruz, si es que quieren “rescatar” a la organización y si la quieren hacer ganadora en los cercanos procesos electorales, donde estarán en juego las 212 alcaldías, no les queda de otra, en efecto, más que llevar como nuevo líder del Comité Directivo Estatal del PRI, a uno de los dos Senadores de la República, y aquí hay que citar los nombres y apellidos de: José Francisco Yunes Zorrilla o Héctor Yunes Landa. Cualquier otro personaje, que no sea uno de los dos legisladores, que llegue como dirigente estatal del Revolucionario Institucional, no ayudará en nada al rescate del PRI. Los priistas de Veracruz, hoy lo que en verdad necesitan, es de un “auténtico líder”. El priismo veracruzano, requiere en forma urgente, de un hombre que dé certeza y confianza para las “batallas políticas” que hay que enfrentar en este 2017 y el futuro 2018. ¿Saben cómo andan todos los priistas en el Estado de Veracruz?, simple, como “perritos sin dueño”, y todo es a consecuencia que no tienen un “líder” que los guie, y desgraciadamente, tanto Héctor Yunes, como Pepe Yunes, no han querido asumir dicha responsabilidad. Los Senadores de la República, andan más “interesados” en “pelear” la candidatura del PRI del 2018, que en buscar la “unificación” de su partido en Veracruz. Ojala y los “Yunes Rojos” se pongan de acuerdo, en el sentido que uno de ellos debe de ser el “dirigente estatal” del PRI, si no lo hacen, es porque a ellos les vale “mandarina” el PRI, sus bases, sus sectores, sus militantes y sus simpatizantes. (11 de enero de 2017)