Raymundo Jiménez

 

Al asistir al Segundo Foro de Acciones Preventivas contra el Delito 2018, que tuvo lugar este miércoles en el Instituto Municipal de Arte y Cultura (IMAC) de Xalapa, el gobernador electo Cuitláhuac García Jiménez solicitó públicamente a los miembros del recién instalado Comité Ciudadano de Vigilancia y Seguimiento del Proceso de Entrega y Recepción de las Dependencias y Entidades de la Administración Pública 2016-2018 –una figura que según algunos juristas sería ilegal y que fue creada por decreto a finales de agosto pasado por el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares– que le pidan al mandatario estatal del PAN “la información de cuántas cámaras hay, el lugar donde se encuentran, cuántas funcionan, el financiamiento de éstas y su costo total.”

 

“Yo no quiero actuar de mala fe, vamos a esperar. Y lo que pido, lo vuelvo a repetir: es para ver si es cierto que este Comité Ciudadano tendrá la información y transparentará la entrega-recepción. Le pedimos información detallada de las cámaras de vigilancia y de la empresa concesionaria”, reiteró el morenista.

El dardo de García Jiménez tocó una de las fibras más sensibles del gobernador saliente, pues la empresa beneficiada es Comtelsat, la cual fue inhabilitada en septiembre de 2014 por la Secretaría de la Función Pública por haber defraudado a PEMEX. En ese mismo año, también le fueron embargadas las cuentas bancarias por el incumplimiento del pago a sus trabajadores, al IMSS, Infonavit y al SAT.

Esta empresa forma parte del Grupo  Lauman, que preside Manuel  Arroyo, propietario también del periódico El Financiero.

Inclusive existe la versión de que la relación de Yunes Linares con Comtelsat dataría desde que el mandatario veracruzano y su grupo –entre ellos Enrique Pérez Rodríguez, actual secretario de Educación de Veracruz, y Mario Marín Zamora, quien despacha como director del IPAX– estuvieron a cargo de los Centros Federales de Readaptación Social de 1999 hasta enero de 2001, después de la sospechosa fuga del capo del cártel de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán, quien escapó del penal de Puente Grande, Jalisco, burlando todo el sistema de seguridad, incluyendo las videocámaras.

Desde octubre de 2017, Yunes anunció que se instalarían 6 mil 476 cámaras de videovigilancia, lo que aumentaría en mil 700 por ciento el número de estos dispositivos, pues sólo funcionaban 180 en toda la entidad. El mandatario panista detalló que este moderno sistema sería instalado en ciudades de seis regiones estratégicas del estado: Pánuco con 404 cámaras; Poza Rica, mil 136; Xalapa, dos mil 052; Veracruz, mil 900; Córdoba, 700, y Coatzacoalcos, mil 084. La cobertura total alcanzaría una extensión de más de 21 mil 594 kilómetros cuadrados de territorio.

 

Pero a finales de abril, en pleno proceso electoral, Yunes Linares se confrontó con el alcalde xalapeño de MORENA, Hipólito Rodríguez, quien acusó que Comtelsat “está incumpliendo una normatividad urbana y será sancionada porque no puede poner los postes donde se les antoje”. Además dijo que “solicitamos a la Secretaría de Seguridad Pública los permisos que le entregó a la empresa para instalar las cámaras y no nos los ha entregado”.

 

Yunes, a través de un video, acusó a Rodríguez Herrero de obstruir estas obras que eran en beneficio de los capitalinos. El alcalde reviró que “el gobernador puede decir lo que él quiera, pero debe estar mejor informado (...) El gobernador debe estar sereno, nosotros no tenemos un hijo en campaña, él sí; que procure estar en calma, a todos nos conviene trabajar por el bien de los xalapeños”.