Gabriel García-Márquez

 

El colmo de la incongruencia ha sido la confirmación de la candidatura plurinominal para el senado de Napoleón Gómez Urrutia emitida por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, aun cuando fue impugnado por tener doble nacionalidad y haber defraudado a los mineros. Sin embargo, el TEPJF solamente se ocupó de contestar que Gómez Urrutia sí se cumple con todos los requisitos de ley, toda vez que basta con presentar un certificado expedido por la Secretaría de Relaciones Exteriores para acreditar la nacionalidad mexicana.

Así las cosas, Gómez Urrutia seguramente tendrá fuero y podrá regresar a México sin enfrentar cargos por pisotear los derechos de los trabajadores mineros. Y eso que López Obrador dice que se dedicará a combatir la corrupción durante su gobierno.

Por cierto, Andrés Manuel se ha reunido con algunos empresarios con la intención de limar asperezas y darles confianza, pero no se mide al ocupar su tiempo hablando de beisbol con Claudio X. González, como si no hubiera temas más importantes en la agenda nacional que hay que poner sobre la mesa por el bien de México. Lo cierto es que en la cúpula empresarial andan muy nerviosos ante la posibilidad de que AMLO gane la elección.  ¿Será por esto que López Obrador ha dedicado estos días a dorarles la píldora como para desactivar un posible fraude electoral auspiciado por los jefes de la mafia del poder? De que se puede, se puede.

LA PIFIA DE CUITLÁHUAC

Quien hizo el ridículo en un mitin en Martínez de la Torre fue el candidato a la gubernatura de Morena, Cuitláhuac García Jiménez, quien ya entrado en su discurso al querer ridiculizar al candidato Miguel Ángel Yunes Márquez y atacar al gobernador, cometió la pifia de decir: “ahí anda el bodoque de Andrés…” y luego ya no supo ni como componerla, provocando las risas y rechiflas de los asistentes. Nadie le ha dicho que los discursos se preparan, se estructuran y no se habla por hablar, ni se dicen cosas sin haberlas madurado con antelación. Las redes sociales se están encargando de hacerle propaganda, compartiendo este discurso que pasará a la historia y que seguramente no le habrá hecho ninguna gracia a Andrés Manuel López Obrador.

LOS PRESIDENCIABLES CON UNIVERSITARIOS

A los candidatos presidenciales que les fue muy bien esta semana es a Ricardo Anaya Cortés y José Antonio Meade Kuribreña, al reunirse con los estudiantes de las universidades privadas más importantes del país. Ricardo Anaya estuvo en la Universidad Iberoamericana de donde salió muy bien librado; tuvo una excelente conexión con los estudiantes y fue despedido con aplausos y porras. Anaya se aventó la puntada de decir al inicio de su intervención que iba con la intención de escuchar y contestarlo todo y que por supuesto evitaría ir al baño, haciendo alusión a la visita que hiciera en campaña Enrique Peña Nieto donde fue duramente cuestionado por el caso Atenco. En resumen, Ricardo Anaya salió de la Ibero con mención honorífica y con los vítores de ¡Anaya presidente!

En el caso de José Antonio Meade, el resultado fue similar ya que fue muy bien recibido por los jóvenes de la Universidad Anáhuac, quienes también lo despidieron con porras y no hubo objeción alguna sobre sus propuestas de campaña. Les ofreció que de llegar a la presidencia dará a los jóvenes: becas de transporte, alimentación, estudios en México y el extranjero. Lo despidieron con gritos de ¡Pepe presidente!

En ambos casos hubo una gran convocatoria entre los jóvenes universitarios que representan el 28 por ciento del padrón electoral nacional y que ven con muy buenos ojos a estos dos candidatos para ocupar la silla presidencial.