Gabriel García-Márquez

La pasada Convención Bancaria, se convirtió en la pasarela de los candidatos presidenciales, que aprovecharon muy bien el escenario, para presentar sus ponencias ante los banqueros.

El primero en participar fue José Antonio Meade Kuribreña que es un personaje muy conocido por los banqueros en virtud de los puestos que ha desempeñado en la administración pública, sobre todo en el sector financiero. Meade Kuribreña fue el más aplaudido por los banqueros y empresarios presentes, que lo consideran como uno de los suyos, tan es así que al comenzar su participación le dedicaron más de un minuto de aplausos y durante la ponencia fue interrumpido en varias ocasiones por los de la fila de enfrente que lo vitorearon con cualquier pretexto. Meade no fue muy claro en sus planteamientos, sin embargo afirmó que México requiere de un estado de derecho con organismos autónomos, que se pueda someter a juicio a cualquier funcionario sin importar el nivel que ocupen.  Aprovechó para decirles a los banqueros que debido a que ha participado durante 20 años en esta convención, se siente como en su casa, tan es así que hasta a su esposa llevó. El candidato priista ofreció presentar posteriormente una visión sobre los retos económicos de cara a un difícil entorno regional e internacional. Sin duda se llevó las palmas y si por los banqueros fuera, él sería el presidente de México.

El segundo en participar fue Ricardo Anaya Cortés, quien tras reconocer que los bancos son el gran motor del desarrollo del país, expuso los retos a enfrentar. Propuso a los banqueros construir un cambio inteligente, con instituciones, leyes y visión de futuro; darle prioridad a la educación afianzando el modelo educativo. Al hablar del estado de derecho, puso como ejemplo los señalamientos de que ha sido objeto por la venta de una nave industrial. De manera que pidió reforzar los controles para el lavado de dinero. Criticó a la PGR por procurar justicia de manera selectiva y partidista. Y finalmente pidió a los mexicanos no votar por un candidato populista y ofreció que de llegar a la presidencia hará un gobierno honesto, de resultados en beneficio de la gente. Aseveró que sería un error dar marcha atrás a las reformas estructurales y que hay que mantener la prudencia fiscal. Es la primera vez que Anaya Cortés participa en la convención bancaria y fue bien recibido por los banqueros.

El tercero y último en participar fue Andrés Manuel López Obrador quien según dijeron es más de lo mismo y no presentó nada nuevo. Con una distinta forma de hablar, es el mismo López Obrador de siempre. Durante su ponencia el morenista intentó tranquilizar a los banqueros asegurándoles que no tomará medidas que afecten a la banca. Les pidió confianza, que México requiere una banca fuerte y que se amplíen los servicios en el país, pues hay mil municipios sin servicios bancarios, es decir un 60 por ciento del país. Aseguró que no se van a confiscar bienes ni habrá expropiaciones o nacionalizaciones. Ofreció enfrentar y combatir al principal problema que es la corrupción. Dijo que se respetará la autonomía del Banco de México por completo, que no hará reformas legales, pero sí enviará una iniciativa de ley para que se pueda juzgar al presidente por actos de corrupción. Se comprometió a elevar la inversión pública y privada para mantener el equilibrio macroeconómico. Aseguró que no habrá aumento de impuestos, se reducirá el gasto corriente y esos recursos se usarán en inversiones públicas. Construirán seis nuevas refinerías, pero no dijo cuánto costaría esto al país. Al final los banqueros le aplaudieron, aunque en el fondo saben que es el mismo López Obrador de siempre, sobre todo porque finalizó diciendo que “si se atreven a hacer fraude, yo me voy a Palenque y a ver quién va a amarrar al tigre. Al que lo suelte, que lo amarre, ya no voy a estar defendiendo a la gente luego de un fraude electoral”. Al concluir se escucharon aplausos y risas.

En resumidas cuentas, todos coincidieron en la urgencia de combatir la corrupción, cada uno a su modo. Luego de las ponencias los candidatos se reunieron en privado con los banqueros, que seguramente ofrecieron apoyar a quien logre llegar a la presidencia y trabajar juntos por el bien de México. No hay que olvidar que los banqueros nunca pierden, pero que tampoco son ellos quienes decidirán esta elección, sino los electores que tendrán que salir a votar el próximo 1º de julio para que nadie decida por ellos.

Aquí estuvieron tres candidatos, aun cuando no estuvieron en la pasarela los independientes.

LLEGARÁ THEUREL A DIRIGIR LA API COATZA

Ya es inminente el nombramiento de Marcos Theurel Cotero como director de la Administración Portuaria IntegraI de Coatzacoalcos. El ex alcalde porteño se ha sabido mover en las altas esferas del gobierno federal y del CEN del PRI, por lo que no sería nada raro que se cumplieran sus deseos de administrar las instalaciones portuarias más importantes del sur. Pese a los señalamientos de que ha sido objeto, Theurel Cotero no ha quitado el dedo del renglón en el tema del Corredor Transístmico. Para bien o para mal, no lo sabemos a ciencia cierta todavía, Theurel Cotero podría regresar por la puerta grande a Coatzacoalcos, en la API, donde el presupuesto rebasa los 300 millones de pesos anuales. Hay mucho por hacer en la API Coatza, donde urge que nombren a alguien que dé seguimiento a las obras pendientes y haga crecer el movimiento de carga, sobre todo ahora que está por arrancar esta Zona Especial. Mientras tanto todo parece indicar que este arroz ya se coció.