Gabriel García-Márquez

Tal como lo comentamos en una columna anterior, el candidato más beneficiado con el periodo de intercampañas ha sido Andrés Manuel López Obrador, quien no desperdicia cualquier oportunidad que el INE, voluntaria o involuntariamente, le da con la anuencia de los propios partidos, para sacar ventaja de los candados impuestos durante este periodo de veda electoral. Y mientras sus adversarios se ocupan de defenderse de los señalamientos y ataques de que son víctimas, AMLO se aprovecha para regodearse y jactarse de ser un hombre respetuoso de las leyes y prácticamente se burla de los demás. Para ayudarlo más, el INE prohíbe durante este paréntesis la realización de debates, a los que siempre ha rehuido López Obrador. No se pueden presentar ni en una entrevista dos o más candidatos, porque esto ya sería equiparado a un debate aun sin serlo.

Una muestra del sarcasmo de AMLO es el discurso pronunciado ante los militantes del Partido Encuentro Social, que también lo postula a la presidencia, donde haciendo gala de sus dotes de predicador y mesías, leyó un mensaje filosófico-religioso que sabrá Dios quién le escribió citando a cuanto pensador y escritor se le vino en gana. Lo mismo citó a Eduardo Galiano que a Alfonso Reyes, Aristóteles, Tolstoi y hasta a Jesucristo, para hablar del amor, la honestidad y la felicidad. Todo para proponer su plan de gobierno basado en hacer realidad una república amorosa, basada en un código del bien y una constitución moral, como si la que ahora nos rige fuera inmoral.

Con ese tono mesiánico que AMLO acostumbra para adormecer y persuadir a sus seguidores dijo, que es imprescindible conseguir el bienestar del alma, basados en tres principios fundamentales que a él le inspiran como son la justicia, la honestidad y la reconciliación apoyándose en EL AMOR, que es fundamental, dijo, para lograr la regeneración de nuestro país; que hoy es indispensable una nueva corriente de pensamiento con el paradigma del amor a la familia, al prójimo, a la naturaleza y a la patria. Afirmó que los males que nos aquejan se deben contrarrestar no nada más con desarrollo y bienestar, sino que además deben fortalecerse los sentimientos humanos. Hay que exaltar y promover los valores individuales y colectivos. Y bla, bla, bla…

Y mientras Andrés Manuel hablaba del viejo y el nuevo testamento, de Cristo y de Tolstoi y en como alcanzar la verdadera felicidad, sus adversarios buscaban la manera de evitar las preguntas insistentes de Loret de Mola y las acusaciones de unos desconocidos que denunciaban a Ricardo Anaya de lavado de dinero y a José Antonio Meade de desvío de recursos.

En efecto, no puede haber debates por ahora, pero nadie dijo que no puede haber denostaciones, golpes bajos y acusaciones sin fundamento a través de interpósitas personas.

Sin duda en esta intercampaña, hay que repetirlo, el único que saldrá beneficiado es López Obrador, que sabe muy bien cómo sacar de sus casillas a los adversarios y como hacer uso de la demagogia que tantos seguidores le aplauden y le creen, con el cuento de que a México lo único que lo salvará es el AMOR. Pues ya ni modo, que gane el mesías, total como él dice: el amor ya lo tenemos, no hay que importarlo. Qué fácil ¿Por qué no se nos habrá ocurrido antes?

PODRÍAN IR A LA CÁRCEL

Muy difícil se le pondrá la situación al alcalde Víctor Carranza Rosaldo, por la denuncia colectiva que interpondrán los empleados municipales contra el ayuntamiento de Coatzacoalcos y de los funcionarios de tesorería, recursos humanos, jurídico y hasta ediles. El acuerdo tomado por el SUEM liderado por Gersaín Hidalgo Cruz va en serio y aun cuando el alcalde mande por delante a sus 20 abogados, podrían ir a la cárcel los funcionarios municipales señalados por el sindicato.

Por cierto ¿Quién habrá saboteado el izamiento del lábaro patrio este 24 de febrero? Lo más seguro es que fue el salitre y la falta de mantenimiento del mecanismo del asta bandera. Quién más.

CARLA ENRIQUEZ, LA MEJOR CARTA PARA COSOLEA

El mes pasado el Liberal del Sur publicó la posible postulación de Carla Enríquez Merlín para la diputación local del distrito XXVI de Cosoleacaque, posteriormente ella retiraría su candidatura por razones que no se hicieron públicas; sin embargo, el PRI ha reconsiderado el caso y todo parece indicar que la ex directora del DIF y ex subsecretaria del Medio Ambiente, siempre sí irá por este escaño con muchas posibilidades de triunfo. El capital político con que cuenta la familia de Gladys Merlín es muy sólido y no hay mejor carta que la joven Carla Enríquez para ganar en Cosoleacaque. Su simpatía y capacidad no tienen comparación, aun cuando Morena le haya arrebatado la elección en el pasado proceso. En aquél entonces se habló de traiciones, ahora se espera que no haya intromisiones y el resultado sea limpio.