Iván Calderón

  A pesar de que existen múltiples versiones sobre el desistimiento de Anilú Ingram Vallines para participar en la candidatura al Senado de la República y luego de que la propia veracruzana ha sido hasta mancillada por sus propios compañeros de partido.  Al parecer, por fin se vislumbran algunos claros argumentos.

  Les cuento.

  Pese a que la guapa jarocha tenía asegurada la formula en el estado, ya que inicialmente sería encabezada por una mujer, resulta que la alianza entre el PRI y el Verde finalmente se logró, pero, con la condicionante de que un hombre encabezara esta candidatura, aun y cuando evidentemente las más fuertes postulantes eran dos damas que se encontraban correctamente posicionadas entre los diferentes sectores de la sociedad.

  Incluso, con todo y que probablemente ya se habían aceptado los términos de la coalición, el pasado fin de semana le ofrecieron a Juan Manuel Diez la posición número uno y cerrar esta alianza solo con este personaje, pero Diez como todos lo sabemos, no acepto.

  Nos cuentan que Anilú accediendo a los compromisos impuestos, solamente había pedido dos temas: Cuidar a sus demás compañeras en el proceso interno y velar por el correcto cierre de la alianza que esta dama había empezado a construir al reunirse con los dirigentes nacionales de los partidos, temas que no se cumplieron logrando que finalmente no aceptara la candidatura.

  Y es que con todo y que existía un pacto de “caballeros” con la delegada de Sedesol en el Revolucionario Institucional, prácticamente los “operadores” internos le estaban jugando de forma descarada las contras a Ingram Vallines, vendiéndole asuntos inciertos, ya que se sabía perfectamente que si no iba hombre en la primera posición no habría trato entre los institutos políticos, y por dignidad no aceptó.

  Se tiene que decir, tanto Anilú Ingram como Elizabeth Morales fueron agredidas con estas acciones y aunque los errores del pasado se comente una y otra vez, como el de utilizar al sector femenil como monedas de cambio, ambas priistas han dejado muy en claro que no jugaran chueco y seguirán dentro del tricolor, apoyando desde sus trincheras a los candidatos.

  De esta manera pese a que los nombres de Morales García o Ingram Vallines hubieran dado una mejor batalla electoral, el partido rojo tendrá que tirar toda la carne al asador con Juan Nicolás Callejas Roldan y María del Carmen Pinete Vargas, aun y cuando los maestros continúan muy resentidos y para muchos electores Pinete es una perfecta desconocida.

  En fin, mientras MORENA y el PAN-PRD caminan, dentro del PRI-Verde y Nueva Alianza todavía no se concreta una decisión final que se pudiera dar en estos próximos días, donde nos exponen que muy posiblemente Pinete Vargas sea removida y pudiera entrar la actual lideresa del PANAL Mérida Mar en la segunda posición, buscando el respaldo absoluto de la clase magisterial.

  Ya veremos pues, si los del turquesa se dejan y como les salen las cosas.

  Esperemos.

@IvanKalderon

ivancalderonflores@outlook.com

 

www.eldelsur.com