Iván Calderón

  Ejerciendo el mayor programa de obras en la historia de su municipio, el alcalde xalapeño Américo Zúñiga Martínez se encuentra poniendo el ejemplo de como con una excelente administración, se puede cumplir a los diferentes sectores poblaciones.

  Eso sí, sin endeudar con un solo centavo a la capital veracruzana.

  Logrando una sana proporción entre gobernar y administrar, este primer edil junto con toda su comuna, para bien o para mal están haciendo historia, ya que lejos de requerir créditos (con todo y su buena calificación crediticia), es la primera que ha cumplido y resuelto la deuda bancaria directa, además de dejar al Ayuntamiento sin laudos laborales gracias a la implementación de diversas herramientas conciliatorias.

  Américo estará dejando las cuentas claras y el chocolate espeso.

  Sin duda.

  De manera inteligente, este personaje logró diferenciar las acciones sociales de un presidente municipal y las labores de un administrador responsable, siendo de los pocos que quedarán salvados del ojo auditor del Orfis y de las posibles acciones que la “yunicidad” emprenda contra las autoridades salientes, para lograr el absoluto control político con miras al 2018.

  Ya que “bajita la mano” el gobierno municipal de Xalapa es el más auditado de Veracruz, con 25 auditorías externas, de las cuales 11 fueron ejecutadas durante el año 2017 para estudiar los recursos del 2016 y cuatro las auditorías en proceso y 21 las concluidas.

  Así que al menos en esta administración en temas de dineros, ya están curados de espanto y pueden estar tranquilos.

  Se tiene que decir, gobernar es un asunto complejo.

  Con lo anterior, Américo logró mantener operando a una estructura que cumplía las funciones sensibles y por otro, quienes cuidaban el correcto uso de los recursos públicos manteniendo un sano equilibrio administrativo y político, acciones que al final de su gobierno le están dejando los frutos deseados.

  Ya en temas de grilla puede ser que Américo Zúñiga no sea “monedita de oro”.

  Sin embargo, para el alcalde xalapeño se le augura un futuro prometedor, ya que les guste a algunos o no, Américo es uno de los candidatos naturales al senado de la República por el Revolucionario Institucional, ya que representa un rostro renovado y no más de lo mismo de quienes se quieren colgar en esta posición.

  O incluso pudiera ser un excelente presidente de partido. (Bueno, cualquiera mucho mejor que Renato Alarcón)

  Pero, antes de futurear; muchos aseguran que Zúñiga Martínez al entregar las riendas de la capital será factor primordial para lo que pudiera venir para el PRI.

  Ya que de ser Pepe Yunes el candidato, Zúñiga estará inmerso en labores de coordinación para con el oriundo de Perote y de ser Héctor, muy seguramente lo veremos como candidato ya sea como diputado federal o al Senado.

  De eso que no quede la menor duda.

  Para Américo las piezas apenas se vienen acomodando.

  Ya veremos qué es lo que pasa.

@IvanKalderon

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

www.eldelsur.com