Sergio González Levet

 

 

¿Quién para el PRI estatal? (2)

-¿Y para alcalde de Xalapa?

 

Ahí ustedes disculparán, pero el tema que traté ayer de los ante-pre-candidatos priistas a la Presidencia estatal del otrora partido aplanadora da para más. Y lo da porque una querida y acuciosa lectora me hace ver que en la enumeración de la entrega pasada (Regina Vázquez Saúty Erika Ayala Ríos -las damas primero- más Américo Zúñiga Martínez, Manuel Rosendo Pelayo, Tomás Carrillo Sánchez, Renato Alarcón Guevara, Jorge Moreno Salinas, Juan Manuel Velázquez Yunes, Carlos Morales) dejé afuera a varios personajes que deberían ser tomados en cuenta, al menos desde el punto de vista del escalafón partidista.

Entre ellos, mi estimada corresponsal me menciona a cuatro diputados federales con alguna presencia en el estado (pasada o presente): Jorge Carvallo Delfín, Erick Lagos Hernández, Adolfo Mota Hernández y Alberto Silva Ramos -enunciados de más a menos en orden a su calentura por querer ser-, que tienen además la particularidad en común de que ya ocuparon ese puesto y se identifican como muy cercanos al actual Gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa.

—Que vaya a ser alguno de ellos… ¡yo no creo! —me dice la amiga mía (“princesa de un sueño infinito”)—, pero deben ser mencionados porque aparecerían en cualquier lista que hagan en el Altiplano, aunque los desecharían rápidamente por varias razones personales -unos- o porque no buscan esa posición para nada -los otros-.

Pero de esa lista yo puedo entresacar nombres que ya suenan como probables aspirantes para la próxima alcaldía de Xalapa, mientras Morena busca a un personaje, hombre o mujer, que tenga las siguientes características: 1. Que sepa mugir (porque afirman que hasta con una vaca ganarían), 2. Que le guste el café, porque las campañas pejistas las han hecho los candidatos tomando tazas del aromático grano en restaurantes del centro, desde donde hacen declaraciones y difunden gratuitamente su mensaje político (dicen que mientras un candidato morenista invierte por campaña unos 2,600 pesos en frappés, americanos, expresos y similares, el aspirante priista tendría que ponerle unos 70 millones de pesos, si quiere “convencer” al exigente y culto electorado capitalino). 3. Parece una leyenda urbana, pero se dice a menudo que el Peje exige a los prospectos de militantes que solicitan su ingreso una copia de su carta de renuncia al PRI,porque el patriarca de la izquierda asegura que los priistas tienen la característica de que saben obedecer al jefe sin chistar, y eso a él le encanta.

Para Xalapa, pues, con lo difícil que está, hay priistas que podrán aceptar el reto y hasta darían una buena batalla, como la senadora Erika Ayala Ríos, el delegado del ISSSTE Renato Alarcón Guevara, el Director General del Cobaev Carlos Aceves Amezcua, el empresario Ricardo Ahued Bardahuil (aunque jura y perjura que no la quiere ni la busca), y hasta Reynaldo Escobar Pérez, que quiere volver por sus fueros.

No obstante que Américo Zúñiga Martínez ha hecho un excelente papel como munícipe y el pueblo se lo reconoce, ganar el Ayuntamiento para el PRI en 2017 sería una verdadera hazaña, si nos atenemos a los resultados que se han dado en las elecciones más recientes, que si bien han sido para elegir diputados federales y locales, sí muestran una tendencia mayoritaria en favor de las huestes pejistas.

Y sin embargo, en el edificio de Ruiz Cortines la están peleando.

Lo que son las cosas…

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Twitter: @sglevet

Facebook.com/sglevet

 

www.journalveracruz.com