Pablo Jair

 

 

 

Puede tomarse como broma, pero el mismo gobernador electo Miguel Ángel Yunes Linares es quien ha dado señales para pensar que todo el Gobierno de Veracruz se concentrará en su domicilio particular ubicado en la comunidad El Estero, en el lujoso fraccionamiento “El Conchal”, ubicado en Alvarado.

 

El tema viene a colación porque se acercan los días de entrega-recepción y toma de protesta, y llegan las dudas de cómo será ahora el protocolo con un nuevo partido en Palacio de Gobierno.

 

Y es que esos mismos protocolos fueron rituales de gobiernos priistas que se fueron convirtiendo en tradición, como las celebraciones de la Promulgación Agraria el 6 de enero que se realizan en Veracruz y tradicionalmente las encabeza el Presidente de la República, situación que no ocurrió durante el gobierno de los panistas Vicente Fox y Felipe Calderón.

 

En el siglo pasado, se recuerda que en la capital del estado había toda una caminata desde el Teatro del Estado --que se habilitaba como sede de la Legislatura para la toma de protesta-- hasta el Palacio de Gobierno, donde se podía ver a la gente por las calles saludando a su nuevo gobernador. Horas antes, el saliente abría las puertas del Palacio para que llegara la gente a despedirse de él hasta el último minuto de su mandato, en algo que se convirtió en una tradición que no cambió con los mandatarios priistas.

 

El último en realizar este protocolo fue Fernando Gutiérrez Barrios (1986-1988), quien a bordo de una camioneta destapada, salió del Teatro del Estado y pasó al desaparecido Café Terraza Jardín --donde está hoy La Parroquia-- para saludar a los periodistas y de ahí enfilarse a su despacho.

 

Como Don Fernando sólo estuvo dos años y tomó su lugar Dante Delgado Rannauro (1988-1992), éste no tuvo una ceremonia solemne y fastuosa, pero sí construyó lo que es el actual edificio del Congreso del Estado en donde tomaron protesta los siguientes gobernadores hasta Javier Duarte de Ochoa, a excepción de Miguel Alemán Velasco (1998-2004), quien hizo su ceremonia en el Estadio Xalapeño, al puro estilo faraónico.

 

Otro de los protocolos comunes en los cambios de gobierno es la famosa salutación o “besamanos” donde cientos se reúnen en Palacio para hacer fila y saludar al gobernador personalmente. Uno de los más multitudinarios recientes, fue precisamente el de Alemán, a donde llegaron celebridades del cine y televisión. 

 

(Hay quienes creen que el gober MiYuLi ya adelantó el “besamanos” este domingo en el mitin de la Plaza Lerdo, y que por eso tal vez se extendió el mitote toda la tarde. Ahora entendemos porqué ya le ganan las ansias por auditar todo lo auditable, aún cuando no tiene facultades legales para hacerlo, pues no ha tomado protesta como gobernador constitucional).

 

De igual manera se realiza la colocación del Bando Solemne en los costados del Palacio de Gobierno para anunciar al nuevo gobernador de Veracruz.

 

Por eso nos preguntamos cómo será la toma de protesta de Miguel Ángel Yunes Linares, pues él mismo ha anunciado que no habitará Casa Veracruz, la residencia oficial del gobernador del estado y su familia; luego entonces, quizás su gobierno no se asiente en Xalapa y en una de esas se traslade a Alvarado o Boca del Río, su zona de confort.

 

Incluso por ahí comentan que su casa en la comunidad Briones --entre Xalapa y Coatepec-- ya la vendió.

 

Si da tiempo de terminar su construcción, quizás hasta pueda realizar su toma de protesta en el Foro Boca, el teatro-opera que estará junto al mar, sobre playas de Boca del Río y que estaría ese día habilitado como sede del Congreso del Estado, para de ahí trasladarse a su humilde casa en El Estero y festejar a lo grande que luego de 18 años pudo al fin alcanzar el sueño de su vida… aunque sea por dos años.

 

Así que a lo mejor a partir de ese momento, Alvarado pasará de ser la “Capital de la Leperada” y “Cuna del Arroz a la Tumbada”, a ser la capital del estado por la residencia del poder ejecutivo.

 

A lo mejor Yunes Linares viajará diario desde ese paradisiaco lugar, por carretera (una de sus múltiples promesas de campaña fue la de dejar de usar aviones, más que para lo indispensable) hasta Xalapa.

 

Por cierto que no se acaba de entender lo anterior: a lo mejor por la crisis económica nacional, el aumento del dólar y un largo etcétera financiero, no habrá recursos --ni el tiempo-- para realizar vuelos entre Alvarado y Xalapa, y tenga que reducir las giras de trabajo a municipios “amigos” como Boca del Río o Tantoyuca.

 

O quizás en aras de realmente servir a Veracruz y cooperar con la causa, ponga de su abultado bolsillo para los combustibles o le pida a Pemex que realice las respectivas donaciones para mover las caravanas de Suburban, con eso de que le gusta viajar por carretera.

 

O quizás en una de esas le pase como a Miguel Alemán, quien tenía su residencia en Miami y viajaba ocasionalmente a Xalapa para ir a gobernar… Pero insistimos: Yunes Linares deja entrever que viajará por carretera y no utilizará aviones en aras de la austeridad, pero un viaje así de largo en camioneta desde Estados Unidos (o por yate en el Golfo de México) la verdad parece muy poco práctico para quien será el gobernador de Veracruz… y una verdadera estupidez para el sentido común.

 

EPÍLOGO: Dicen que en una de esas, MiYuLi se le adelanta al Peje y le da por vivir en Palacio, colocando hamacas entre los arcos.