Pablo Jair

 

enlaceveracruz212.com.mx

 

 

 

¿Dante se la perdona a Yunes Linares y le renta el HOLIDAY INN?

 

 

 

Desde los tiempos de campaña, el gobernador electo Miguel Ángel Yunes Linares dijo que si ganaba se iría a vivir a un hotel en Xalapa, ante la ocurrencia del prófugo Javier Duarte de Ochoa de donar la Casa Veracruz, residencia oficial de los mandatarios en turno, situación que finalmente no se concretó.

 

 

 

Desde este espacio nos pareció buena idea, pues desmitifica la figura de un gobernador alejado de la sociedad, necesario en un gobierno que no tendrá recursos para lujos, pero además porque Yunes Linares tiene su mansión de lujo conocida en El Estero, allá por el rumbo de Alvarado.

 

 

 

Es lógico también entender que el gobierno lo concentrará en su zona de confort: Boca del Río, región donde tiene controlados a los grupos políticos en aras de impulsar el proyecto familiar para sus hijos Miguel o Fernando, a quienes colocaría como sucesores de su administración. Además, desde ahí tendría pleno control de la zona centro del estado, donde se ubica la mayor parte de la población de la entidad.

 

 

 

El 5 de julio le hicimos a Don Yunes una cotización de hoteles baratitos que abundan en el Centro Histórico de la capital veracruzana. El argumento es que dice que Casa Veracruz es un gasto que representa unos 30 millones de pesos al mes, lo cual suena bastante exagerado si tenemos en cuenta que podría vivir con austeridad en un inmueble que ya le pertenece al Gobierno de Veracruz desde los tiempos de Gutiérrez Barrios, e incluso concentrar oficinas para ocupar los espacios que sobran en el lugar y dejar de rentar edificios privados.

 

 

 

Por cierto que también podría ocupar la casa naranja que se encuentra al lado de Casa Veracruz y que fue comprada por Javier Duarte, en la esquina que conforman las calles Guillermo Prieto y Manuel Rincón, la cual estaba destinada para personal de Ayudantía.

 

 

 

Ahora, que sí lo que necesita es baño de pueblo, pues el centro de Xalapa es buena idea.

 

 

 

En aras de la mentada austeridad, Yunes Linares reiteró en entrevista con la periodista Adela Micha del 23 de noviembre que irá a vivir a un hotel detrás del Palacio, aunque había una confusión porque mencionó al Palacio Municipal, donde sólo se ubica al Hotel El Limón, uno de los más austeros que hay en Xalapa.

 

 

 

Pero no, hoy trasciende que se trata del hotel Holiday Inn que se encuentra detrás del Palacio de Gobierno, famoso por su carísimo estacionamiento donde todo es automático, y donde además hay una plaza comercial con restaurantes que no precisamente son una fonda para la populi.

 

 

 

Detrás de dicho hotel se encuentra Pablo Delgado Rannauro, presidente del Consejo de Administración del Grupo Operador de Estacionamiento Selfi, y a quien se le relaciona con los empresarios Felipe del Río Becerra y Carlos Canales Freeman (fallecido en 2014), como asociados al momento de su construcción.

 

 

 

Don Pablo es hermano del ex gobernador de Veracruz, Dante Delgado Rannauro, a quien en el pasado encarcelaron por dos años en el penal de Pacho Viejo por presunto peculado a unos meses después de haber salido de su mandato, aunque salió absuelto. Los hechos ocurrieron durante el Chirinato (1992-1998), cuando Yunes Linares era el secretario de Gobierno.

 

 

 

En la clase política es sabido que Dante Delgado terminó odiando a Yunes Linares por ser el operador de su encarcelamiento, además de ser el principal orquestador de su persecución que Dante calificó como “política”.

 

 

 

Otro dato que se sumó al enfrentamiento entre Yunes y Dante, es que al momento de estar encarcelado, falleció su padre Don Pedro José Delgado Figueroa, por lo que Dante pidió un permiso para irse a despedir de su progenitor. Se lo otorgaron con la condición de que fuese esposado y rodeado por decenas de policías, por lo que Dante rechazó el permiso para no ser humillado y exhibido públicamente.

 

 

 

Narra la periodista Fanny Yépez (abrazo fuerte) en “La Columna”, de 22 de marzo de 2016: “En ese entonces, en una entrevista exclusiva que realice a Dante Delgado responsabilizó directamente a Miguel Ángel Yunes Linares, de haber emprendido una persecución política en su contra, a tal grado que lo responsabilizaba de su integridad física y la de su familia (…) Las autoridades estatales le concedieron a Dante Delgado, un permiso especial para que acudiera a los funerales de su padre, sin embargo, él decidió no aceptar debido a que según dijo temía por su vida”.

 

 

 

A 20 años de ese episodio, ahora parece que Dante —o por lo menos su carnal— ya se la perdonaron a Yunes Linares, y es que como dicen que van a estar las cosas, a lo mejor en una de esas los hermanos Delgado Rannauro también están en crisis y quieren ganarse unos centavos hospedando al gobernador… Ajá…

 

 

 

EPÍLOGO

 

 

 

A todo esto ¿y qué pasará con Casa Veracruz? ¿Será el primer elefante blanco del gober electo? ¿También comerá garnachas en la esquina de la Torre de Seguridad Pública como el nuevo jefe de los Godínez austeros? Chido.