Raymundo Jiménez

¡Vaya “papa caliente” que le acaba de caer al ex diputado federal y ex senador priista Dionisio Pérez Jácome, quien hace apenas dos meses y medio, aproximadamente, asumió la delegación federal de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social en Veracruz!

Y es que este martes 14, a través de una carta abierta dirigida al presidente Enrique Peña Nieto, el consorcio TenarisTAMSA, que es uno de los más grandes fabricantes de tubos de acero que provee a la industria energética mundial –principalmente a las compañías exploradoras y productoras de petróleo y gas– solicitó la “atenta y urgente intervención” del mandatario mexicano “para hacer respetar el estado de derecho y la libre voluntad del voto” de los trabajadores de su planta ubicada en el municipio del puerto de Veracruz.

En el texto, marcado con copia al gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, así como a los secretarios de Trabajo y de Economía del gobierno federal, Alfonso Navarrete Prida e Ildefonso Guajardo Villarreal, el representante legal de la empresa, Luis Gerardo Cárdenas Hernández, expuso que “la resolución 211.2.2.-0484 de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) del 30 de enero de 2017, que reconoció como Secretario General del Sindicato ‘Unidad y Progreso’ a José Carlos Guevara Moreno, ha generado un clima de incertidumbre laboral que pone en riesgo las operaciones de TAMSA y a sus más de 5 mil trabajadores directos, contratistas, clientes y proveedores y a la comunidad en general.”

Cárdenas Hernández refiere que “en elecciones celebradas por voto libre y secreto el 22 y 23 de septiembre de 2016, Pascual Lagunes Ochoa fue reelecto como Secretario General del Sindicato para el periodo 2016-2020, con la participación de casi el noventa por ciento de los trabajadores sindicalizados y con la presencia y supervisión de representantes de la STPS y de la Confederación de Trabajadores de México (CTM).”

El abogado de la empresa afirmó que “así lo reconoció y sancionó la propia Secretaría, mediante la toma de nota que le otorgó el 26 de ese mismo mes” a Lagunes Ochoa, mientras que “José Carlos Guevara Moreno, despedido justificadamente por TAMSA en 2013 por participar en hechos violentos dentro de nuestras instalaciones y sobre quien pesa una denuncia penal, no presentó en esa oportunidad una planilla alternativa.”

“A pesar de ello, el 30 de enero de 2017, la STPS expidió un oficio de ‘toma de nota’ en el que reconoce a Guevara Moreno como Secretario General del Sindicato, con base en una supuesta asamblea realizada el 1 de octubre de 2016, de 10:00 a 16:00 horas, a la que

habrían asistido dos terceras partes de la plantilla laboral. Ese día, sin embargo, no hubo mayores ausentismos en la planta de TAMSA, por lo que es imposible que cerca de dos mil trabajadores hubieran asistido. Por otro lado, el motivo para la asamblea habría sido el abandono total y definitivo de las funciones sindicales por parte de Pascual Lagunes Ochoa y su Comité Ejecutivo Nacional del Sindicato, algo que tampoco ocurrió”, consignó el representante legal de este consorcio que durante 60 años ha contribuido al crecimiento de la industria energética mexicana y que actualmente cuenta con tres plantas de fabricación de tubos, una Universidad Corporativa y un Centro de Investigación y Desarrollo, en el municipio de la Ciudad de Veracruz.

Cárdenas cuestionó que “de manera apresurada el mismo día en que recibió la solicitud de Guevara Moreno, la STPS le concedió la toma de nota, sin constatar la veracidad de los hechos presentados ni advertir las notorias incongruencias del acta que Guevara exhibió, como por ejemplo que la fecha de la convocatoria a asamblea es tres meses posterior a la fecha de su realización.” El abogado señaló que “es llamativo el trámite ejecutivo, en menos de 12 horas, cuando la STPS contaba con 60 días para analizar y decidir.”

“Una acción como ésta genera un clima de incertidumbre y zozobra en el interior de nuestra empresa y pone en riesgo sus operaciones, la seguridad de los trabajadores y los compromisos adquiridos con los clientes y proveedores”, advirtió el representante legal de TAMSA, quien reiteró “sobre los riesgos que emergen de las acciones tomadas por la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, con base en hechos no probados, que pueden resultar en una alteración de la seguridad y paz que debe prevalecer en nuestra planta industrial.”

Por ello, solicitó “que las autoridades asuman la responsabilidad que les corresponde y tomen las determinaciones necesarias para hacer cumplir la ley, asegurar el estado de derecho y respetar íntegramente la libertad de elección, por parte de los trabajadores de la empresa, de sus representantes.”

Cárdenas puntualizó que “TAMSA es absolutamente respetuosa de la libertad y la autonomía sindical y no es su intención intervenir en la elección de los representantes de su fuerza laboral, pero (que) no puede quedarse cruzada de brazos ante la evidente violación al derecho de sus trabajadores que implica un potencial riesgo en sus operaciones y en los compromisos adquiridos con los clientes y proveedores.”

A ver si este “tubazo” no termina por tumbar a Pérez Jácome de la delegación estatal de la STPS, cargo que asumió a finales del año pasado, sustituyendo a Francisco Mora Domínguez, su ex suplente y ex coordinador de todas sus campañas electorales al Congreso de la Unión, quien en 2016 se había separado temporalmente de este cargo para hacer proselitismo a favor del senador Héctor Yunes, ex candidato del PRI a la gubernatura.